homeschool

Esto no es homeschooling

En España la educación en familia o homeschooling era algo  muy minoritario y desconocido hasta hace 15 días que se ha hecho obligatoria para todas las familias. Es importante aclarar que esto que estamos haciendo ahora no es homeschooling o se parece muy poco.

Me ha parecido buena idea aportar un poco de luz ante las dudas que están surgiendo a raíz de todo este problema del coronavirus que nos tiene a todas las familias en casa. Sobre todo es imformación para familias a las que les pueda surgir la duda de si esta opción es para ellos y si una vez pase toda esta crisir se están planteando llevar a cabo este estilo de vida en su familia.

Para empezar vamos a decir qué no es homeschooling:

La educación en familia no es una escuela en casa.

Me gusta la expresión «desescolarización mental». El homeschooling no es tratar de crear una escuela en casa, con un aula, una pizarra y un temario cerrado, para hacer eso es mejor seguir en el colegio, tienen más experiencia y seguramente lo harán mejor. No se trata de estar haciendo fichas como muchas familias están teniendo que hacer estos días. No, no es nada de esto. La escuela en casa debe adaptarse, ser flexible. Si tienes espacio podrías tener una habitación exclusivamente para el estudio pero no es algo necesario muchas familias no tienen ningún espacio definido. Puedes tener pizarra (nosotros tenemos una) o no. Todo dependerá de tu estilo familiar, de las necesidades de tus hijos e incluso del sistema o método que elijas como curriculum (montessori, unschooling, charlotte manson, workbox… o una mezcla de todos). Y por supuesto del espacio que tengamos en casa. No va a ser igual la educación en familia para una familia que vive en el campo en una casa con parcela que una familia que vive en un piso en Madrid. Cada opción tiene sus ventajas y sus dificultades. La realidad es que el homeschooling es diferente para cada familia y dentro de la misma familia se acaba adaptando a cada hijo y a las necesidades del momento, como ahora que estamos en alarma y no podemos salir. Para mí la gran flexibilidad que nos ofrece es sin duda uno de los grandes beneficios de elegir esta opción educativa para mi familia.

La educación en familia no es simplemente una opción educativa es un estilo de vida

Puede ser cómodo tener una habitación con todo el material si tienes espacio, pero no es algo necesario, tener un cuarto de estudio no te convierte en familia homeschooler. En general la educación en familia se realiza tanto dentro como fuera de casa, el aprendizaje no se limita el espacio cerrado del «aula» o cuarto de estudio. Tampoco se reduce a «asignaturas» como pasa en la escuela tradicional. Eso es algo artificial, creado para poder impartirlo según un modelo académico pero la realidad es que todas las asignaturas están entrelazadas, se mezclan y se alimentan las unas de las otras, se enriquecen y su estudio global facilita su comprensión. Sobre este tema es interesante conocer la teoría de las Inteligencias Múltiples de H. Gardner

El homeschooling no es una opción fácil. 

Cuando tomamos la decisión de educar a nuestros hijos en casa debemos ser conscientes de que será un camino duro, con muchas satisfacciones personales, en nuestra familia con nuestros hijos las vivimos cada día, pero también es un camino con muchas dudas, inquietudes y criticas (esto puede que cambie después de los días de confinamiento). Es imprescindible ser fuerte, saber que se trata de un estilo de vida que implica a toda la familia, que en España es alegal (para encontrar información legal sobre homeschooling en España visita la web de Madelen Goiria). Pero también afrontarlo  con la calma de saber que tiene vuelta atrás, se puede escolarizar en cualquier momento e incorporarse a la rutina académica.

Es conveniente tener en cuenta, si tus hijos son pequeños que es más sencillo no escolarizar que desescolarizar, una vez que el niño entra en el sistema los agentes sociales estarán atentos a las ausencias a la escuela y pueden acusar a los padres de desamparo o negligencia por el absentismo escolar. Aunque puede que tras la crisis del coronovirus sean más flexibles en este aspecto (o estén saturados). Debe tenerse en cuenta porque no es algo menor, puede conllevar desde sanciones administrativas a juicios y es una presión que no todas las familias están dispuestas a soportar. Pero lo peor que puede pasar es que te obliguen a volver a escolarizar, tampoco hay que ponerse demasiado dramático en esto, simplemente tenerlo en cuenta.

El homeschooling no es libertad sin horarios.

 Más bien todo lo contrario ¡sobre todo para la madre! que suele ser la que toma las riendas de la educación. Hay un proceso de investigación diario, para buscar actividades, juegos, lecciones, formas de aprender o explicar algo de forma diferente. No es fácil mantener la atención de un niño con la tentación del sofá, la tele o los videojuegos, por suerte, los niños suelen ser más activos de lo que pensamos y se cansan pronto de las «pantallas» y prefieren descubrir el mundo por su cuenta a su ritmo. Los padres debemos ser proactivos y ofrecerles opciones, todas las opciones que sean necesarias y que estén a nuestro alcance. Hay mucho tiempo de juego, claro, pero el juego es aprendizaje, probablemente la mejor forma de aprendizaje. Cada momento del día es un momento para aprender: cocinar, bailar, jugar con muñecas, lego…


Es fundamental conocer muy bien a nuestros hijos y también nuestra propia personalidad y necesidades para poder ofrecerles todo lo necesario para su desarrollo personal y creativo. La educación en familia no es simplemente una opción educativa es un estilo de vida.

Es nuestro estilo de vida, el que mejor se adapta a nuestra familia.

Vivimos felices y disfrutamos creciendo y aprendiendo  juntos cada día.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *